Entrevista a Ros Serra

Ros Serra lo tiene claro: no hay herramienta mejor que el feminismo para cambiar el mundo. Pero el mundo se cambia transformando primero a las personas que lo habitan, y eso es lo que le sucede a Silvia, protagonista de “Girl. Girl. Girl.” (LES Editorial, 2018): una chica normal, casi compulsivamente normal, cuyo universo se pondrá cabeza abajo tras conocer a Lara.

 

Supongo que no seré la primera que te lo dice pero, a tus veinte, has publicado una novela con una potente (y urgente, y necesaria) perspectiva feminista. Siendo tan joven, ¿de dónde has sacado esa fuerte conciencia de la sociedad en que vivimos?

Me he criado en una casa donde, afortunadamente, me han enseñado a pensar por mi cuenta. He sido yo quien se ha informado de muchas cosas, como de la política, la desigualdad social o los grandes problemas del mundo. Yo no me puedo quedar quieta y callada mientras veo todo lo que está pasando. Siempre voy a las manifestaciones, me quejo de lo que no me gusta y escribo sobre ello. No es que sea agradable, pero para mí es necesario.

 

A las niñas se les dice “si te pega es que le gustas”

En tu novela aparecen los efectos dramáticos que tiene la violencia machista en lxs jóvenes. ¿Crees que hay un repunte de relaciones desiguales también a edades tempranas, o crees que sencillamente antes no se prestaba atención al asunto?

Desde siempre ha habido relaciones tóxicas y violentas desde temprana edad. En lugar de enseñar que todes somos iguales, a las niñas se les dice eso de “si te pega es que le gustas”, con cuatro años ya se empieza a decirles estas cosas. La sociedad patriarcal está completamente implantada en nuestro subconsciente y es muy difícil sacarla. Está muy normalizado el hecho de que en las relaciones (hablando en exclusiva de las heteros) el hombre es el que debe ser violento, lleva el mando y es el “alfa”, mientras que nosotras somos las débiles, calladas, frágiles y que están ahí para servir a su hombre. Nadie nos enseña cómo es una relación sana, así jamás vamos a poder avanzar.

 

En el libro das otra vuelta de tuerca a este tema: la tendencia que se observa en algunas parejas homosexuales a reproducir los mismos roles desiguales de las parejas hetero. ¿Crees que también puede hablarse de violencia de género en el ámbito de una pareja homosexual?

No, no podemos hablar de violencia de género en estos casos porque la violencia de género es la violencia sistemática contra la mujer ejercida por un hombre. Cuando en parejas homosexuales se reproducen los roles es por culpa del cisheteropatriarcado, que nos enseña que uno debe ser fuerte y el otro débil. Al no ser algo sistemático, hablamos simplemente de relaciones tóxicas y/o violentas.

 

Ros Serra (2018)

“Girl. Girl. Girl.” también habla de compaginar la disidencia con la norma. En ciertos sectores de la comunidad LGTBI sigue existiendo algún recelo a la hora de aproximarse a la religión (o de entender que otrxs lo hagan). ¿A qué crees que se debe?

La Iglesia siempre ha estado en contra de la comunidad, ha hecho campañas, nos ha perseguido y nos ha echado mierda encima. Si me pusiera a enumerar todas las cosas malas que han dicho obispos sobre la LGTB esta entrevista duraría siete caras y poniendo un “etc” al final. Es normal que la mayoría repudie a la Iglesia y en consecuente a la religión porque van de la mano. Yo separo a la Iglesia de la fe y, aunque sea la más atea de todas, puedo comprender que haya gente (dentro o fuera de la comunidad) que crea en Dios, vaya a misa, rece y haga todo lo que quiera. Una cosa no quita la otra.

 

¿Crees que la pertenencia a algún grupo religioso LGTBI puede servir precisamente como grupo de apoyo a la hora de salir del armario en un entorno conservador?

Por supuesto que sí. Creo que es necesario que haya un hueco para la comunidad LGTB en cada rincón del mundo, sobre todo donde más perjudicada está. Conozco a varias personas LGTB que si hubieran tenido un grupo de apoyo en su iglesia no lo habrían pasado tan mal a la hora de salir del armario.

 

Mi referente literario es Gemma Lienas

Hablando de grupos de apoyo y referentes. ¿A quién citarías tú como referente literario? ¿Y cómo referente vital?

Siempre tengo que darle las gracias y mencionar a Gemma Lienas por abrirme las puertas al feminismo con sus libros. La considero una buena referente literaria, al igual que Rupi Kaur, García Lorca, Mathias Malzieu, Riordan… Y como referente vital tengo a mi abuela: fue una persona muy amable, atenta, que no tenía palabras feas para nadie, que siempre acogía a gente en su casa y a la que le daba igual cómo fueras, siempre iba a tenerte cariño. Ojalá en mi funeral haya tanta gente como fue al suyo. También tengo como segundo referente a Freddie Mercury, que vivió como le dio la gana, no se calló nada e hizo lo que quiso siempre. A saber qué me sale de esa mezcla.

 

La presentación de la novela “Girl. Girl. Girl.” de Ros Serra (LES Editorial, 2018) se realizará en:

Librería Colette, Letras y Tragos (https://www.facebook.com/Coletteletrasytragos/)
Viernes, 28 de septiembre, 19:30h
Calle Cánovas del Castillo , nº 17 (Murcia)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.